11 formas comprobadas de pensar positivamente

11 formas comprobadas de pensar positivamente

Cómo hacer que el mundo deje de parecer una escena de horror, y el estado de ánimo siempre está en la cima, es algo realmente difícil pero no imposible. Eso lo puedes lograr haciendo pequeños cambios en tu vida que te permitirán alcanzar cada una de tus metas.

11 formas comprobadas de pensar positivamente

1. El poder de las relaciones amorosas.  Piensa en los que amas a lo largo del día. Practica pensamientos positivos sobre ellos, enviándoles mentalmente amor, apoyo y buenos deseos.

2. Agradecimientos. Escribe 3-5 cosas diarias por las que estés agradecido por este día, para conocer gente interesante, para obtener nueva información útil, para una sonrisa casual, para la lluvia o el sol, el olor a hojas de otoño, un delicioso café, un regalo inesperado, etc. Nuestro cerebro está más inclinado a registrar y recordar lo negativo. La gratitud al final del día nos hace prestar más atención al bien que sucedió.  

3. Alivio de los miedos. Escribe tus miedos, complejos y todo lo demás de lo que te gustaría deshacerte, y quema esa hoja. 11 consejos para aumentar la autoestima y ganar confianza

11 formas comprobadas de pensar positivamente

4. Perdón. La vida será mucho más fácil si te perdonas a ti mismo, antes que nada. «Es la naturaleza humana errar, lo Divino perdonar». La fuerza de nuestros cambios radica en nuestros errores, es gracias a ellos que obtenemos una experiencia invaluable que nos hace más exitosos y más maduros. Darte cuenta de lo que puedes hacer de manera diferente, y seguir adelante perdonándote a ti mismo. Y, si es necesario, pide perdón a los demás.

5. Diálogo interno. Usa el mantra borrado-borrado tan pronto como te encuentres con pensamientos negativos. Se cree que cualquier pensamiento negativo comienza a destruirnos a nosotros y a nuestro cuerpo tres segundos después de su aparición, por lo tanto, si logras reconocer y rastrear tus conversaciones y miedos negativos, siempre puedes decirte rápidamente: «borrado».

6. Aceptación de la crítica. Agradece a los que te critican por querer hacerte mejor. Recuerde que, si escuchas algo una vez, puedes omitirlo, si vale la pena puedes prestarles atención a la segunda vez, y solo si señalan algo tres veces, es hora de hacer algo al respecto. Y tú mismo, deja de criticarte y condenarte a ti mismo y a los demás. 10 hábitos de personas exitosas que hacen la vida más fácil

Otras formas para pensar positivamente

7. Filtros positivos. Tienes que estar atento a lo que te rodea, cuál es el trasfondo emocional de tu vida. Trata de escuchar menos las malas noticias, las historias de miedo, las personas negativas. Si no puedes evitar comunicarte con esas personas, entonces al menos diga: «Guau», por lo tanto, no permitas que esto sea negativo en tu vida y tus pensamientos. 10 maneras de ser una persona feliz

8. Los diarios. Es una gran herramienta para la autoconciencia. Permite 15 minutos al día en la mañana o en la tarde para describir eventos, experiencias, miedos, dudas, así como tus deseos y planes. Llevar diarios aclara la mente, alivia y resuelve las experiencias dolorosas, mejora el sueño y mejora la autoestima. 10 buenas razones para practicar la gratitud

9. Meditación. Los estudios muestran que la meditación regular activa áreas del cerebro que son responsables de los sentimientos de felicidad y compasión. La meditación no tiene precio para reducir el estrés, liberar y transformar los pensamientos, emociones y sentimientos negativos. 20 consejos y ejercicios para más felicidad en la vida cotidiana

11 formas comprobadas de pensar positivamente

10. Afirmaciones positivas (actitudes). El cerebro puede y debe ser entrenado: la formación de declaraciones positivas sobre ti y tu vida es una herramienta poderosa. Es más armonioso y efectivo pronunciar la afirmación para que el número de repeticiones sea un múltiplo de tres: 3, 6, 9, 12, etc. Es mejor repetir cualquier afirmación 210 veces en un mes. 99 citas de felicidad para más satisfacción

11. Análisis positivo. Aprende a encontrar lo positivo incluso en situaciones negativas. En lugar de preguntar, «¿para qué?», ​​Puedes preguntarte: «¿Por qué mejor sucedió esto?» Y trata de encontrar lo que fue valioso en la experiencia. Esto te permite cambiar el foco de atención a los aspectos positivos y educativos de cualquier situación y transformarla, convirtiéndola en tu recurso. No pierdas energía y fuerza en arrepentimientos y revivir recuerdos desagradables.

Deja un comentario